Historia


Manresa había sido visitada por diferentes creyentes con la finalidad de predicar en ella el evangelio bíblico, y tenemos constancia que ya en 1880 creyentes de la Iglesia Reformada de Monistrol de Montserrat habían intentado hacerlo, pero la intransigencia de la religión mayoritaria de la época los persiguió y arrojó de la ciudad, apedreándolos.

En 1912 nuestra ciudad fue visitada por dos colportores de la Sociedad Bíblica. Eran dos misioneros que exponían Biblias en puestos ambulantes y que consiguieron instalar un puesto de venta de Biblias en una feria que se celebraba anualmente. Cuando la ciudad se apercibió de que las Biblias eran protestantes, prendieron fuego al puesto de venta, se llevaron a los dos vendedores a empujones desde el Paseo en dirección al río Cardener, gritando: “¡Ahogadlos!...¡Quemadlos! ¡Matad a los herejes!”

Al declararse la Segunda República, en 1931, había nuevos aires de libertad. Después de un esfuerzo evangelístico de la Iglesia evangélica de Terrassa y su Pastor Don Samuel Vila, se pudo acudir a Manresa con el fin de establecer un nuevo lugar de testimonio. Se fue acudiendo semanalmente, se puso una mesa de libros de préstamo en el paseo y se fue predicando el evangelio. Acompañado por Don Felio Simón Sala, tomaron un local en la calle Sobrerroca del que tuvieron que marchar pronto por su proximidad con un lugar importante para la fe ignaciana. El local de la calle Sobrerroca estaba frente al Pou de la Gallina. Las personas que acudían a estudiar el Evangelio, eran vigiladas y visitadas después para disuadirlas de escuchar a los “protestantes”.

A causa de esto se buscó un lugar para dedicar al estudio de la Palabra de Dios, la Biblia. Se encontró en una pequeña colina, lejos del centro, en aquel momento. Estaba paralelo a una rambla que con el tiempo iría convirtiéndose en el meollo de la ciudad, el Passeig de Pere III.
Allí, en 1934 se inauguró el edificio del Templo, tal como fue conocido por la ciudad. Se pasaron años de persecución, especialmente en los años de la dictadura, y del nacionalcatolicismo. Se hizo difícil encontrar permisos correspondientes para celebrar bíblicamente y conforme a su fe, ceremonias de bodas y entierros. Para mayor información puede consultarse el libro: Una llama en el corazón, editado por la propia iglesia con motivo del 75º aniversario.

Los pastores de la iglesia han sido:

Feliu Simón Sala, del 1934 1948
Samuel Rodrigo, del 1949 - 1955
Feliu Simón Sala, del 1955 - 1971
Josep Gangonells Cardona, del 1971 - 1980
Antonio Carmona, del 1981 - 1983
Juan Vázquez Iragorri, del 1986 - 1990
Josep Barceló Valls, del 1991 hasta hoy.



Si le parece interesante, Comparta esta pantalla
Enviar a un amigo Imprimir Compartir en Pinterest Compartir en Google + Compartir en Twitter Compartir en Facebook