Principios bautistas


I. LA ABSOLUTA SOBERANÍA DE JESUCRISTO
Jesucristo es el Señor y tiene la absoluta preeminencia sobre todo lo creado. Este principio está sobre cualquier otro y ha de regir la fe y la práctica cristiana


II. LA SANTA BIBLIA, ÚNICA REGLA DE FE Y PRÁCTICA
La Bíblia es el registro escrito de la Revelación de Dios a la Humanidad. Contiene la Voluntad de Dios para la vida de cada creyente. La Sagrada Escritura constituye la Palabra de Dios y da testimonio de Cristo el Señor (La Palabra hecha carne), el cual nos manda ser fieles a Su Palabra y ser practicantes de la misma y no tan solo “oidores”.


III. EL VALOR DEL SER HUMANO Y SU RESPONSABILIDAD PERSONAL
El Ser Humano ha sido creado por Dios a su imagen y semejanza y es por lo mismo el eje o centro de la Creación. Sin embargo los seres humanos no son cristianos por el mero hecho de nacer sinó que el cristianisme, en su más pura concepción, es la realización de la vida espiritual por la gracia de Dios por medio de la fe personal en Jesucristo.

IV. EL DERECHO AL LIBRE EXAMEN
La Biblia i la promesa del Espíritu Santo son para todos sin acepción de personas, de manera que todos tiene derecho a examinar su vida delante de Dios, de una manera personal y directa, a la luz de la Sagrada Escritura y con la guía del Espíritu Santo. No obstante. La facultad de examinar libremente la Sagrada Escritura no admite la interpretación privada menoscabando la verdad bíblica.


V. ADMINISTRACIÓN ECLESIÁSTICA CONGREGACIONAL
Bajo la autoridad divina y con la guía del Espíritu Santo, la administración eclesiástica de cada iglesia recae en la congregación, en la cual cadamiembrotiene idénticos derechos y obligaciones. Además los cristianos tienen el derecho de potenciar y ejercitar sus dones para el provecho común.


VI. SEPARACIÓN IGLESIA Y ESTADO
Las enseñanzas de Jesucristo muestran claramente que la Iglesia y el Estado pertenecen a ámbitos diferentes, con diversos objetivos y fines, por tanto ni los poderes del Estado han de controlar ni inmiscuirse en la tarea de la Iglesia, ni la Iglesia ha de controlar ni entremeterse en los poderes del Estado. A pesar de todo, ante los intereses comunes como aumentar la calidad moral de los ciudadanos o socorrer y ayudar a los necesitados, marginados, visitar a los enfermos o presos, instruir a los analfabetos, etc., los cristianos fomentarán la colaboración mutua, sin perjuicio de la absoluta separación entre la Iglesia y el Estado.

VII. RESPETO A LA AUTORIDAD CIVIL
Los cristianos bautistas manifestamos nuestro respeto a las órdenes y decisiones lícitas de las autoridades legítimamente establecidas, siempre que sean compatibles con la Palabra de Dios.

VIII. LIBERTAD RELIGIOSA
La libertad religiosa es un derecho de todo hombre, y como tal, debe ser defendido y respetado. Deseamos y promovemos para todos los hombres la completa libertad religiosa. Estimamos que la tolerancia religiosa es sólo concesión del gobernante, pero que la libertad religiosa es el don de Dios al hombre. Es su mayor derecho y debe ser respetado. Nuestra actitud, en relación a la libertad religiosa, como ciudadanos y cristianos, es una actitud consecuente, edificante y digna.

IX. MAYORDOMIA CRISTIANA
Las iglesias deben que sostenerse económicamente por los mismos miembros, por medio de diezmos y ofrendas, como parte del culto a Dios. Cada cristiano, reconociendo que “del Señor es la tierra y todo cuanto hay en ella, el mundo y cuantos lo habitan”, debe considerarse un administrador inteligente y responsable de sí mismo y todo aquello que tenga o utilice, ya que de todo deberá rendir cuentas a Dios.

X. EVANGELIZACIÓN DEL MUNDO
Sin perjuicio del escrupuloso respeto a la libertad de conciencia de cada uno, los cristianos tienen el compromiso y la responsabilidad, a nivel personal y como Iglesia, de proclamar a Jesucristo como Salvador y Señor y de compartir el evangelio con la familia, el barrio, la ciudad, el país y el resto del mundo, instruyendo a los creyentes por medio de las enseñanzas bíblicas y la práctica de la vida cristiana.

XI. AUTONOMIA E INTERDEPENDENCIA DE LAS IGLESIAS
Las iglesias bautistas son congregacionales, locales y autónomas unas con las otras, con criterios, decisiones y manifestaciones propias. No obstante fomentan y desarrollan la interdependencia, la unión fraternal y la cooperación para el cumplimiento de los fines comunes con otras iglesias y organizaciones evangélicas a nivel local, comarcal, nacional y mundial.

XII. UN CULTO ESPIRITUAL Y SENCILLO
El culto o acto común y el conjunto de adoración a Dios debe realizarse por los cristianos en espíritu y en verdad, pero también con sencillez, con respeto y con orden, procurando la harmonía y la participación de todos los creyentes.

XIII. COMUNICACIÓN CRISTIANA
Los cristianos cultivan el compañerismo fraternal con todos aquellos que han aceptado a Jesucristo como Salvador personal y Señor de sus vidas. La comunión de todos los verdaderos creyentes estimula la fe y el crecimiento cristiano y supone un gozo personal y colectivo.

 



Si le parece interesante, Comparta esta pantalla
Enviar a un amigo Imprimir Compartir en Pinterest Compartir en Google + Compartir en Twitter Compartir en Facebook